20 Consejos de un divorciado para salvar tu matrimonio

Gerald Rogers es un estadounidense que, desde hace algunos años, ofrece charlas motivacionales. Tiene cuatro hijos de un matrimonio que duró 16 años.

Cuando el divorcio se hizo realidad, en lugar de quejarse, Gerald decidió escribir todo lo que hará diferente la próxima vez que contraiga matrimonio, porque está convencido de que alguna vez tendrá otra oportunidad.

Sin embargo, no quería guardar sus pensamientos para sí mismo, motivo por el que decidió compartirlos en su Facebook con el título “Consejos sobre el matrimonio, que me hubiera gustado tener”.

Se trata de 20 recomendaciones que, afirma, están orientadas a “aquellos esposos jóvenes cuyos corazones todavía están llenos de esperanza, y para las parejas que puedan haber olvidado cómo amar”.

“Si tu pareja no es quien pensabas que era, toma el 100% de la responsabilidad en tus manos, y comprométete a practicar estos consejos mientras haya tiempo” anima Gerald; mensaje dirigido principalmente a los hombres, aunque también puede servir a las mujeres.

20 Consejos de un divorciado para salvar tu matrimonio

1. Nunca dejes de enamorarla. Nunca dejeis de salir. Nunca jamás creas que la tienes asegurada. Nunca te olvides de que ella te eligió, así que no te aflojes nunca con tu amor.

2. Protege tu corazón tanto como te comprometiste a proteger el suyo. Pero reserva un lugar especial en tu corazón, donde nadie más que tu esposa pueda entrar.

3. Enamoraos una y otra y otra vez. Siempre existirán cambios, tanto en ella como en ti, y por eso ambos os debeis reelegir todos los días. Cuida su corazón, si no lo haces quizá ella se lo dé a otro y tal vez nunca lo recuperes. Siempre esfuérzate para ganar su amor al igual que lo hacías cuando todavía coqueteabais.

4. Enfócate siempre en ver lo mejor de ella. Concéntrate en lo que te gusta y no en lo que te molesta, y así te darás cuenta de que eres el hombre más feliz del mundo por tener a esa mujer como esposa.

5. Tu papel no es corregirla. Debes amarla tal como es, sin esperar a que cambie. Y si eso sucede, ama en lo que se convierta.

6. Sé el único responsable de tus propias emociones. El papel de tu esposa no es hacerte feliz; debes buscar tu propia felicidad y cuando la encuentres, tu alegría inundará vuestra relación de pareja.

7. Nunca culpes a tu esposa de tus frustraciones. Son tus emociones y, por lo tanto, tu responsabilidad. Cuando te sientas así, date un tiempo y mira en tu interior.

8. Déjala ser. Cuando ella esté triste o enojada por algo, tu único trabajo es aceptarlo y apoyarla; hacerle saber que la escuchas, que es importante y que eres el pilar sobre el que siempre se puede apoyar. Sólo confía y abre tu alma. Nunca huyas de estos momentos; escucha y sé fuerte.

9. Sé un poco tonto. No te lo tomes todo tan en serio. Ríe y haz que ella se ría también. La risa hace que todo sea mucho más fácil.

10. Llena su alma todos los días. Aprende las formas de hacerla sentir importante, valorada y aceptada. Dile que haga una lista de cosas que la hagan sentir amada, memorízala y aplícala todos los días.

11. Sé un esposo presente. No te limites a darle tiempo, sino también atención y cariño. Trátala como a tu cliente más importante, ese que no puedes perder nunca.

12. Estimula su sexualidad. Deja que se derrita su suavidad femenina, mientras sepa que puede confiar plenamente en ti.

13. No seas idiota, pero tampoco temas serlo. Cometerás errores, pero trata de que no sean demasiado grandes y aprende de ellos. Nadie es perfecto, sólo trata de no ser tan estúpido.

14. Dale su espacio. Las mujeres suelen estar “dando” constantemente, y a veces necesitan que se les recuerde que deben darse tiempo para sí mismas, sobre todo si tienen hijos. Necesitan ese espacio para renovarse y volver a encontrarse después de haberse perdido sirviéndote a ti, a los niños y al mundo.

15. Sé vulnerable. Puedes perder tu integridad y masculinidad de vez en cuando con ella, además de estar dispuesto a compartir tus miedos y sentimientos, y a reconocer rápidamente tus errores.

16. Sé completamente transparente. Si quieres que confíe en ti, debes compartirlo todo, especialmente lo que no quieres compartir. Quítate la máscara y así podrás experimentar el amor en todas sus dimensiones. Se necesita mucho coraje para amar plenamente, para abrir completamente tu corazón y para dejarla entrar cuando no estás seguro de si le gustará lo que encuentre.

17. Nunca dejeis de crecer juntos. Cuando dejas de trabajar los músculos, estos se atrofian. Lo mismo ocurre con las relaciones. Buscad objetivos comunes, y sueños en los que podais trabajar en equipo.

18. No te preocupes por el dinero. Trabajad en equipo y buscad la manera de equilibrar las fuerzas de ambos para ganarlo.

19. Perdona de inmediato y concéntrate en el futuro. Aferrarse a los errores del pasado, que tú o ella hayais cometido, es un ancla muy pesada que siempre detiene un matrimonio. El perdón libera.

20. Elige siempre al amor. Sin duda, éste es el único consejo que, al final, necesitas. Si éste es el principio que te guía, nada debería amenazar la felicidad de tu matrimonio.

Add Comment