Esta simple pregunta evitará que tus hijos sean caprichosos

Hay un instante que todos los padres y madres con hijos pequeños temen, y ese justamente, es aquel en el que sus retoños se suelten a hacer un berrinche. Equivocadamente, la mayoría de los adultos tenemos la percepción de que es imposible razonar con un niño caprichoso. Sin embargo, el consejo dado por una psicóloga especialista te demostrará que los chicos son más razonables de lo que crees.

Esta especialista recomienda hacer uso de una simple pregunta para desarmar cualquier capricho en los chiquitos de la casa: “¿Este problema es grande, mediano o pequeño?”

Una simple cuestión como esta no solo les hace mirar la situación desde una perspectiva más madura, sino que les ánima a formar parte de la solución. En caso de los problemas pequeños, encontrarán maneras muy rápidas de resolverlos, cesando el drama. Para con los medianos, les es más fácil comprender que hay cuestiones que requieren un poco más tiempo para solucionarse y en el caso de los grandes, se darán cuenta de que no siempre es posible obtener todo lo que deseamos, y eso está bien.

Este el caso de una joven madre que hizo uso de dicho método:

Mi hija estaba a punto de llorar por no poder llevar sus pantalones favoritos a la escuela, los cuales se estaban lavando. De inmediato le hice la pregunta: “¿Es este un problema grande, mediano o pequeño?”

Ella lo pensó y me contestó: “Pequeño”.

¿Y cómo crees que puede resolverse?”

Buscando otro pantalón”.

¿Y tienes algún otro pantalón para ponerte?”

Luego de esto, ella asintió y por si misma fue a buscar otro par de pantalones para usar ese día, sin renegar.

Así de fácil es razonar con los niños sin minimizar sus sentimientos, o subestimar su inteligencia. Inténtalo y verás como los caprichos son solo algo pasajero.

Add Comment