Las 15 mejores frases de Chavela Vargas

Pese a que jamás quiso ningún homenaje a título póstumo, es inevitable hablar de una de las más grandes artistas que ha dado el panorama latinoamericano: Chavela Vargas.

Mexicana de adopción, fue una gran figura pública y tuvo gran influencia dentro del plano social de su época. En su haber nos dejó, además de grandes composiciones musicales, un sello muy personal que quedó plasmado en sus frases más célebres y forma de vida.

A continuación les ofrecemos algunas de sus citas más famosas y una pequeña travesía por su biografía…

1. Cuando yo canto los que escuchan sienten y lloran porque se dan cuenta de que todavía son capaces de sentir, a pesar de los males del mundo.

2. Las mujeres con pasado y los hombres con futuro son las personas más interesantes.

3. Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida.

4. Amantes del mundo: a veces es más hermoso recordar que vivir.

5. Hay que llenar el planeta de violines y guitarras en lugar de tanta metralla.

6. Me he tomado cuarenta y cinco mil litros de tequila y os aseguro que todavía puedo donar mi hígado.

7. El amor es un paso. El adiós es otro… y ambos deben ser firmes, nada es para siempre en la vida.

8. Lo que quieras de mí yo te lo daré, pero jamás te devolveré nada. Así funciono.

9. Para creer hay que sentir la necesidad de creer.

10. Frida esparcía ternura como flores, sí, como flores. Una gran ternura, una ternura infinita.

11. Hay que cuidar al mundo, proteger el amor, la paz, la justicia.

12. Nadie se muere de amor, ni por falta ni por sobra.

13. La gente me mira como la vieja loca que soy.

14. ¿Adiós? Nunca se dice Adiós, se dice Te amo.

15. Moriré un lunes, el día más aburrido, pero no quiero cruces ni llanto. Quiero que dejen descansar a la Vargas.

BONUS

  • La música no tiene fronteras, pero sí un final común: el amor y la rebeldía.
  • Lo supe siempre. No hay nadie que aguante la libertad ajena; a nadie le gusta vivir con una persona libre. Si eres libre, ése es el precio que tienes que pagar: la soledad.
  • Al entrar al escenario siento miedo. Pero algo encuentro o algo me encuentra a mí. Antes de terminar la primera canción ya estoy en otro lado. Del lado de mi público.
  • Ama sin medida, sin límite, sin complejo, sin permiso, sin coraje, sin consejo, sin duda, sin precio, sin cura, sin nada. No tengas miedo de amar, verterás lágrimas con amor o sin él.
  • Lo que duele no es ser homosexual, sino que lo echen en cara como si fuera una peste.

Biografía de Chavela Vargas, música y tequila

Conocida también como “la dama del tequila”, por su nutrida afición a esta famosa bebida mexicana, Chavela Vargas fue sin duda alguna una de las cantantes latinas más emblemáticas de décadas anteriores, cuyas canciones siguen estando muy presentes hoy en día. Nacida el 17 de abril de 1919 en San Joaquín de Flores, Costa Rica, fue hija de Herminia Lizano y Francisco Vargas.

En su país natal pasaría la mayor parte de su infancia, pero no tardaría en emigrar a México con tan solo catorce años de edad, sin compañía y sintiéndose muy poco identificada con las tradicionales costumbres de sociedad en su tierra natal.

Una vez en México, desempeñó más de un oficio, desde limpiar hasta vender bisutería hecha por ella misma. Ya entonces disfrutaba enormemente de la música, cantando también en las calles. El éxito le llegó con el tema Macorina, con el que de inmediato se hizo notar.

A Chavela la conocieron por su estilo desenfadado y sufriente; sus rancheras carentes de mariachi, dejaban ver un sentimiento de añoranza que le ganó la simpatía del público.

Chavela Vargas y Frida Kahlo

Chavela Vargas y Frida Kahlo

En su época conoció a notables personajes mexicanos como el gran compositor Agustín Lara, el escritor Juan Rulfo y los pintores Frida Kahlo y Diego Rivera, con los cuales llegó a vivir un tiempo; no sin verse por ello librada de escándalos de carácter sexual.

A lo largo de su trayectoria, llegó a grabar más de cuarenta discos y dio conciertos multitudinarios por todo México. Su carrera en boga sin embargo, se vio afectada por su afición al alcohol, que la mantuvo lejos de los escenarios por doce años.

Algunos de sus grandes éxitos fueron La canción de las cosas simples y La Llorona.

No fue sino hasta la década de los noventa que regresó a cantar, siendo descubierta una vez más en el barrio de Coyoacán. Más tarde viajó hasta España donde conoció al director de cine, Pedro Almodóvar, con quien colaboró en el filme La flor de mi secreto. Así mismo, una calle de Burgos fue bautizada en su honor y se le concedió la Gran Cruz de Isabel la católica por el Consejo de Ministros, además del Premio Latino de Honor.

Chavela Vargas murió el 5 de agosto de 2012, en Cuernavaca, Morelos. Tenía problemas tanto en los riñones como en los pulmones y el corazón, pero rechazó que se le diera tratamiento en el hospital. Quería fallecer de manera natural.

Add Comment