Las 15 mejores frases de Marie Curie

Maria Salomea Skłodowska-Curie​, más conocida como Marie Curie, fue una mujer adelantada a su tiempo. Incansable luchadora e investigadora logró ser la primera mujer en hacerse acreedora de un premio Nobel.

Además de su gran trabajo en el campo de la ciencia, siendo una de las pioneras de la física y química, Marie Curie nos dejó unas cuantas frases célebres que hoy recordamos. Así mismo hacemos un repaso por su biografía en honor a su memoria.

1. Nada en la vida debe ser temido, solamente comprendido. Ahora es el momento de comprender más, para temer menos.

2. Convendría sentir menos curiosidad por las personas y más por las ideas.

3. Nunca te das cuenta de lo que has hecho; sólo puedes ver lo que queda por hacer.

4. Soy de las que piensan que la ciencia tiene una gran belleza. Un científico en su laboratorio no es sólo un técnico: es también un niño colocado ante fenómenos naturales que le impresionan como un cuento de hadas.

5. No puedes esperar construir un mundo mejor sin mejorar a las personas.

6. Me enseñaron que el camino del progreso no es ni rápido ni fácil.

7. La mejor vida no es la más larga, sino la más rica en buenas acciones.

8. La vida no merece que uno se preocupe tanto.

9. La humanidad también necesita soñadores, para quienes el desarrollo de una tarea sea tan cautivante que les resulte imposible dedicar su atención a su propio beneficio.

10. El día que el hombre se diese cuenta de sus profundas equivocaciones, habría terminado el progreso de la ciencia.

11. Las mentiras son muy difíciles de matar pero una mentira que atribuye a un hombre lo que en realidad era el trabajo de una mujer tiene más vidas que un gato.

12. Hay científicos sádicos que se apresuran a cazar los errores en lugar de establecer la verdad.

13. En la mayoría de escuelas se dedica demasiado tiempo a la enseñanza de la lectura y la escritura, y se mandan a los niños demasiados deberes, mientras que apenas se realizan ejercicios prácticos para completar su formación científica.

14. El radio ya ha dejado de ser un elemento nuevo, ya tiene más de veinte años, pero las condiciones de su descubrimiento fueron de alguna manera peculiares.

15. La vida no es fácil, para ninguno de nosotros. Pero… ¡qué importa! Hay que perseverar y, sobre todo, tener confianza en uno mismo.

¿Quién fue Marie Curie?

Es uno de los íconos más grandes del feminismo y la ciencia, y sus avances constituyeron todo un hito en el área de la radioactividad. Marie Curie nació el 7 de noviembre de 1867 en Varsovia, Polonia, en una época en la que las mujeres no podían dedicarse al estudio. Ello la obligó a cultivarse de manera clandestina, siempre sintiendo gran curiosidad por el ámbito científico.

Hija de Bronislawa Boguska y Wladyslaw Sklodowski, fue él, maestro de profesión, quien inculcó en ella una gran sed por el conocimiento.

A los 24 años se trasladó a París, donde podría prepararse mejor sin ser limitada por su condición de mujer. Antes había ingresado con su hermana en la Uniwersytet Latajacy, una universidad ilegal que admitía alumnas femeninas. En la capital francesa se matriculó en la Universidad de la Sorbona para estudiar Matemáticas y Física, carreras de las cuales se tituló con grandes méritos.

En 1894 conoció a Pierre Curie, profesor de Física que más adelante sería su esposo y compañero en la ciencia.

El 26 de julio de 1895 ambos contraían matrimonio sin grandes ceremonias. Pierre la convenció de quedarse a vivir en París donde procrearon dos hijas, una de las cuales, Irene Joliot-Curie, se dedicaría a proseguir con las indagaciones de su madre años después.

Para 1903 presentaba una tesis titulada Investigaciones sobre las sustancias radioactivas, gracias a la cual obtuvo un doctorado y que ese mismo año, la hizo acreedora al Premio Nobel de Física.

En 1904 muere su marido y dos años después, acepta llenar su vacante como profesora en la Universidad de París. Era la primera vez, en los 600 años de existencia de la institución, que una mujer impartía cátedra al alumnado.

Durante 1910 obtuvo el último gran galardón de su carrera: el Premio Nobel de Química por el descubrimiento de dos nuevos elementos, el radio y el polonio.

Su pasión por las investigaciones radioactivas sin embargo, le hizo pagar un alto precio al dedicarse a la ciencia. Su exposición a ciertos materiales había mermado su salud, lo que la hizo fallecer con tan solo 66 años de edad en su natal Polonia.

Su obra sin embargo, fue una gran precursora para la liberación de las mujeres, a medida que fueron ganando campo en el área científica y tantas otras que estaban reservadas solamente al sexo masculino. Hoy, se la tiene como un gran ejemplo para la sociedad actual.

Add Comment