Se ve como una simple madriguera, pero por dentro esconde algo invaluable

A primera vista, esta granja del Reino Unido parece otro sitio rural común como las tantas que hay repartidas en todo el país. Sin embargo, hacer un recorrido por la madriguera que se encuentra en la propiedad, es dar un paso atrás en el tiempo e ingresar en un recorrido que parece transportarte hasta el medievo. Y es que por dentro, una serie de túneles y arcos interconectados revelan un auténtico santuario templario.

Dicha guarida no son más que las Cuevas de Caynton en Shropshire, y sus construcciones bajo tierra datan del siglo XVII. A pesar de no ser demasiado profundas, (solo se encuentran a un metro de la superficie), es increíble lo bien que se han conservado.

Si bien los historiadores no han podido llegar a una conclusión unánime sobre cuál era su función, el lugar no deja de despertar fascinación.

Algunas especialistas han apuntado que dicha gruta era empleada para efectuar rituales de magia negra. Y pese a que cuenta con muchas características que distinguían a la Orden de los Templarios, se ha revelado que fueron construidas un centenar de años después de la disolución de dicha organización, que se dedicaba a proteger a las personas cristianas que peregrinaban a Jerusalén.

Michael Scott, fotógrafo oriundo de Birmingham, se quedó asombrado al recurrir hasta el sitio para hacer una sesión de imágenes.

En el interior encontró una fuente, pasadizos de piedra arenisca y habitaciones de distintos tamaños; algunas de ellas tan pequeñas, que solamente pudo ingresar gateando. Si bien llovía cuando estaba efectuando su exploración, se asombró de encontrar que el interior estaba seco.

La primera vez que las Cuevas de Caynton se dieron a conocer tras permanecer demasiado tiempo en el anonimato, fue durante el 2012, luego de que se tomarían medidas para alejar a los practicantes de magia negra.

El fotógrafo afirmó que la búsqueda de la entrada era muy complicada de hallar, dado que se encuentra perfectamente camuflada entre árboles y montículos de tierra; asimismo se encontró un estado de conservación excepcional, lo que hizo que la experiencia fuese muy parecida a lo que estamos acostumbrados a vivir en las películas.

En este video, filmado por el mismo Scott, se puede obtener una muestra de lo que pretendía encontrar… es realmente fascinante!

Add Comment